Termina en:
Obtenlo ahora
×
16/06/2017

Conservar semillas

 

En el equipo de Green Parrot, respondiendo a las preguntas y peticiones de muchos de nuestros clientes, y como tienda especializada en la venta de semillas de cannabis, hemos decidido escribir este artículo detallando las mejores condiciones de conservación de nuestro producto. Como bien sabéis, todas las semillas de todas las plantas son organismos vivos en reposo, esperando su momento para poner en marcha sus mecanismos y traer una nueva vida fotosintética a la faz de la tierra! Las semillas de cannabis no son ninguna excepción en este caso. Por lo tanto, las medidas de conservación de las mismas consisten básicamente en evitar, por un lado, que se produzcan las circunstancias de germinación en un momento y lugar no deseados, y por otro, que se estropeen y dejen de albergar esa vida en “standby”.

Cuando pensamos en lo que hacemos para germinar las semillas (meterlas en un lugar húmedo y calentito) no resulta difícil adivinar lo que no debemos hacer para evitar que germinen sin que nosotros lo hayamos propiciado. Para evitar que la semilla germine o se estropee y pierda sus capacidades de germinación, hay tres factores principales a controlar: la humedad, la temperatura y la luz. Detallamos a continuación.

La humedad es un factor decisivo para la conservación de las semillas de cannabis adquiridas. Deben mantenerse siempre en un entorno seco, a ser posible con una humedad igual o inferior al 10%. Lo más fácil para conseguir esto es conservarlas en el envase original en el que nos fueron dadas, ya que la mayor parte de marcas de semillas de marihuana se aseguran de hacernos llegar su producto en las condiciones óptimas. Esto es, en contenedores herméticos en los que el aire conserva sus propiedades, a veces con métodos de conservación suplementarios como bolitas de gel de sílice añadidas. Si desearas usar una parte de las semillas del bote y conservar el resto, puedes mantener la humedad deseada utilizando tubitos eppendorf o bolsas o cajitas herméticas. Puedes sustituir las bolitas de gel de sílice por el antihumedad casero más efectivo y útil del mundo: los granos de arroz secos! Muy útil para aquellas neveras en las que resulta difícil mantener un nivel de humedad bajo.

 

 

Tubo con una esponja para proteger las semillas y bolitas de gel de sílice para mantener la humedad.

La temperatura es determinante para evitar tanto que las semillas germinen cuando no se desea, como para que se estropeen. La temperatura debe ser fresca, entre los 4 y los 8 grados, por lo que el mejor sitio para conservar nuestras semillas recién compradas es la nevera. Cuanto menos tiempo pase la semilla entre el momento en que la sacamos de nuestra cámara frigorífica y te la damos a ti nuestro querido cliente, y el momento en que tú la guardes en fresco, mejor se conservará el ratio de germinación dado por la marca. En el momento en que finalmente decidas iniciar tu cultivo, deja que las semillas pasen a temperatura ambiente aún dentro del envase original para producir el cambio en la manera más limpia y gradual posible.

 

Cada marca almacena sus semillas en su propio envase para conservar los niveles de humedad y proteger las semillas de cambios de temperatura bruscos.

La luz es, además la fuente de vida de todas las plantas, el gatillo que dispara el pistoletazo de salida de la germinación! Es muy importante que no les de la luz mientras desees conservarlas sin iniciar el cultivo. Tan sencillo como meter el tubito o bolsa en que las conserves en otro contenedor opaco. Por supuesto, y aunque nunca está de sobra decirlo, es importante que las semillas no sufran golpes fuertes o que sean aplastadas. Trata a estos bebés durmientes con cariño, y si piensas que en algún traslados puedan sufrir movimientos bruscos, intenta meter un poco de algodón en el recipiente en que las traslades.

 

Dinafem guarda sus semillas en perfectas condiciones: bolas de gel de sílice para mantener la humedad, pequeña esponja para proteger las semillas y un contenedor hermético y opaco.

Una semilla conservada en buenas condiciones puede llegar a germinar hasta 5 años después del momento su envasado, e incluso más! Así mismo, una semilla mal conservada puede perder su ratio de germinación o verlo grandemente reducido en muy poco tiempo. Conclusión: cuida bien estos pequeños proyectos de vida para que algún día se conviertan en bonitas plantas!